12 marzo, 2012

María Bárbara Reyes Muñiz


Por favor estimado lector, si la has visto o sabes algo de este caso, denuncia. Por favor comparte ésta información en tu blog, en facebook o por correo electrónico.

Podría ser tu hija, tu hermana, tu prima, tu sobrina, tu nieta. Ayúdanos a encontrarla.






19 agosto, 2008

5 de abril de 1964

Domingo.-

Dormí mal, pero en la mañana (a las 12) fui a los almacenes con mis amigos los cuales me regalaron dos óperas en discos "La dama de Piqué" y "El conde..." (En el hotel, con los cupones de alimentación que me sobraron, me dieron 19 cajitas de caviar y 3 botellas de vodka).

Regresé a "comer" al hotel, puro líquido, pues me seguía el coliquillo.

Por la tarde fui con mis amigos, para pasar las últimas horas con ellos allá en Moscú. Pasamos una tarde muy alegre, aunque no demasiado por mi estado de salud. Por fin nos despedimos como ya es de suponerse y regresé al hotel por última vez.

No dormí NADA, por el cólico jijo e Villa. Fuimos al aeropuerto y ¡Lotería! no me revisaron el equipaje. Así que saliendo a las 10:30 hrs de Moscú, llegamos a las 13:30 hrs a Bruselas.
(¡Todavía está nevado en Moscú!)

Aquí en Bruselas todo es magnífico, pero muy caro. El taxi me cobró 4 Dls, y todo mundo estira la mano para la propina. Estoy en uno de los mejores hoteles de Bruselas (ni compararlo con el de m... de Moscú, aunque éste también se llama igual).

Llegué agotadísimo y después de arrastrarme un rato por la habitación y de bañarme como ballena reumática, fui a comprar vitamina B-12, e hice traer a una dama para que me la ejecutara. Después de (me cobró 110 fr + 10 de pour-boire) arrastrarme otro poco, bajé a cenar; tomé consomé de verduras, un poco de carne asada con papas (cocidas), limonada y café.

Me dijeron "Sakena paga" (voy a esperar el cuentón) pero tuve que dejar 50 fr de "pour-boire" (estas propinas...)

Compré unas tarjetas, las envié y estoy terminando con ésto para tratar de dormir.

Parece que la cena me cayó bien, pues se me disminuyó casi totalmente el dolor. (¿La cena o la vitamina?)

***




Y así, abrúptamente concluye este curioso y viejito diario del difuntito, al que se le extraña todos los días y se le recuerda a cada rato, en cada situación, en cada fecha importante, hasta en cada actitud (se lleva en los genes, ni hablar). Te quiero mucho papá donde quiera que te encuentres...


17 agosto, 2008

4 de abril de 1964

Sábado.-

Fue a verme Volodin al hospital, que está muy cerca de su casa, me prestó una novela y un diccionario.

Como de costumbre me dijeron que no es necesaria operación, sólo que tengo que estar siempre a dieta de grasas y alcohol.

A medio día vino a verme otro (el n+1) médico, al fin éste hombre y con barbas de chivo, con el cual me entendí mejor en latín y el cual me dió de "alta". Yo salí de allí corriendo, pues no me simpatizaba estar con los infecciosos, además de tener a un niñito con tosferina que no se cesaba de llorar; además cómo me iba a perder del Boris?

Así es que, adolorido y todo llegué al hotel, recogí los boletos y fui con Volodin al teatro.

Resultó de maravilla el Boris, ya que lo cantó Ivan Petrov, como de costumbre un repartazo, un coro fabuloso y una escenografía de maravilla (pero el dolor seguía).

15 agosto, 2008

3 abril de 1964

Por la mañana pedí al médico, me llevaron a la policlínica y después de inyectarme sedante y auscultarme 3 doctoras, me enviaron a la Txxxx (hospital) , en donde estuve todo el día, en el pabellón; de infecciosos!, mientras en junta de médicos hacían el diagnóstico; total: colecistitis. Pero el maldito cólico seguía a pesar de los calmantes orales que me administraron, además de una lavativa. Me hicieron dos análisis de sangre y tres de orina durante las crisis, pero salieron normales.

(Debo decir que todo esto sucedió con el consabido lío por el idioma).
Para colmo no llevaba el teléfono de Volodin, así que con mucho trabajo lo averiguamos y le avisé de mi estado.

Pasé otra nochecita que...

12 agosto, 2008

2 de abril de 1964

Jueves.-

En la mañana empecé a sentirme mal, fui a buscar a la empleada de Intourist, Dorfxxxx pero al no encontrarla fui a buscar unos libros técnicos. Por el camino me compré unas empanadas de mermelada.

Me fue imposible comprar libros, pues todavía desconozco mucho el idioma, así que regresé al hotel, comí jamón y después fui a la sala de los Congresos, con Tamara, a admirar al Moiseev.

Esta sala es maravillosa, cómoda, enorme, cada asiento con su conexión para audífono y su mesilla de notas, etc.

Su comedor es inmenso. Allí tomamos champaña y empecé a sentirme peor.

Regresé al hotel muy mal, pasé una noche de todos los diablos.

10 agosto, 2008

1 de abril de 1964

Miércoles.-

Me levanté y antes que nada fui a arreglar mi pasaje del avión, el cual quedó listo.

Ahora bien, después de eso desayuné y me dirigí al museo Politécnico... que es una maravilla, pues aunque dediqué casi todo mi tiempo a las salas de Petróleo y química (de las cuáles tomé bastantes fotos, a ver si salen), en las cuales las "maquetas" funcionan eléctricamente, pude apreciar de paso las salas de electrónica, que posee diagramas que indican la secuencia del proceso, y a cada paso de éste, aparecen simultáneamente el trazo de la curva que sigue dicho paso y la ecuación correspondiente, en forma luminosa; la sala de maquinaria para las minas, con modelos a escala y manejados a control remoto, en fin, algo asombroso. Tengo esperanzas de que salgan algunas fotos.

Regresé al hotel, comí y estoy descansando "galán-galán".

Por la tarde me encontré con nuestros amigos Cxxxx en su casa, estando como de costumbre, en amable compañía, charlando y viendo TV. Tomamos algo de vodka y regresé al hotel ya tarde.

Pero he aquí que en mi piso, junto con las abuelas y su acostumbrado té, estaba un colega (Ing.) ruso, el cual me forzó a tomar más vodka y me regaló una canción.

Después de eso, me acosté.

12 julio, 2008

31 de marzo de 1964

Martes.-

Como quedé con los muchachos Suárez, nos vimos a las 9 horas, platicamos un poco sobre nuestras respectivas actividades y nos dieron unos recadillos para su papá:
1: que los fracs no les han llegado
2: que les manden sus finanzas a New York (hacia el 31 de mayo) con el Sr. ...
3:

Después desayuné y me aventuré a ir al museo del ejército soviético. Tomé el metro y después de hacer dos cambios, me bajé en el jardín botánico y de allí, por el np. xxx, fui hasta la estación Riga (de tren) y de allí, deambulando por un arrabal de Moscú y después de preguntarles a dos amables moscovitas, llegué al museo del ejército, que ahora no exppone más que tres salas) pues se está preparando en un nuevo edificio. Pero con lo poco que hay me conformé:

armas, banderas, uniformes, mapas tácticos, restos del u-dos (letras rusas) , etc. me imagin+e por un momento que diría mi amigo el capitán R. Mayén y sentí que no estuviera en mi compañía para comentar ésto juntos.

Después, en trolebús, regresé al hotel, comí, recogí mis entradas para el teatro y compré otras para la sala de los congresos.

Subí a dormir la siesta y después...

Gocé de una MARAVILLOSA representación de Aída:

escenografía fabulosa
orquesta y banda magníficas
ballet... perfecto
coro estupendo
y un reparto sumamente parejo y muy bueno:

en mi opinión y por ligero margen los catalogo así:

1.- El Radamés.- Tenor dramático, de voz no muy grande, pero muyh hermosa, agudos fáciles y prolongados a la italiana, actuación, temperamento, etc.

2.- Amneris

3 y 4.- El Rey y Ramfis; un par de bajos que...

5.- Aída.- Soprano dramático muy joven, de hermosa voz pero emitiendo algunos agudos.

6.- Amunasro.- cantante magnífico, de voz hermosa pero pequeña; un magnífico actor.

Me gustaría que fuera a México este Radamés.

(En esta ocasión estuvo conmigo también mi amable maestra y amiga Tamara).

29 junio, 2008

30 de Marzo de 1964

Me levanté temprano, me afeité y bajé a desayunar; después me dirigí a ver a Dozamkur, para visitar la "Casa de la Amistad".

Llegué y platiqué un rato con Dozamkur, quien me dijo que los había "agarrado desprevenidos", pues ellos hubieran querido organizarme más visitas, pero yo así estoy más satisfecho, pues he andado con mayor libertad. A continuación me regaló unos discos para aprender el ruso, un disco de comanzas de Chaikovski, una novela en español (que pienso dejar aquí, pues la hay en México) y otro libro para estudiar el ruso.

Después me mostró los diferentes salones de la casa y me presentó al director de élla (de cuyo nombre no me acuerdo). Por fin, nos despedimos y fui a la Intourist a preguntar por la dirección de la Embajada Mexicana, a loa que me dirigí después de haber dejado mis cosas en el hotel. Fui en taxi, pues está retirada del centro. Allí me recibió una rusa, hablando en buen español, y después el 2o. secretario: el Lic. Cueto, con el que estuve charlando bastante tiempo y el cual me dio el tel. de la Embajada para que hablara allí con los hermanos Suárez (también conoce a Dan -no entendí tu letra papá- ).

Por cierto que están empacando todo, pues van a cambiarse a un edificio mejor. Salí de allí y después de tomar una foto y dos trolebuses, llegué al hotel.

Comí y después llamé a la embajada, en donde encontré a Manuel Suárez, con el cuál quedé de verme mañana a las nueve.

A las 5 bajé a encontrarme con Jxxx, quien se presentó acompañada de su amiga Tamara, y con las cuales fui, después de tomar repetidas veces el metro, a la exposición, la cual estaba ya cerrada; -la cual, la cual, la cual... mmmhhh- por lo tanto, después de tomar otras tantas veces el metro, llegamos al parque de Gorki, después de atravesar el puente de Lenin, desde el cual se ve un apsecto maravilloso del río Moscú y de la ciudad (no tomé foto porque había mucha niebla).

En el parque nos congelamos por un rato y después me llevé a los Gelyzsxxxx al hotel, en cuyo café cenamos y brindamos con el famoso vino georgiano.

Las fui a acompañar al metro y después de tomar té con las abuelas, estoy ya en la cama presto a dormir.
Son las 0:10 (en México las 16:10 hrs ¿qué estarán haciendo?)

04 junio, 2008

29 de marzo de 1964

Domingo.-

Me levanté a las 9 horas, sintiéndome bien, llamé a Tamara por teléfono para ratificar la realización de un paseo y bajé a desayunar.

Tomé solamente una taza de té y jugo de uva, por si las dudas.

Fui al museo de Pushkin, en donde me encontré con Tamara y Larisa (su hija); tomamos una foto en la piscina al aire libre y nos dirigimos en el metro a una iglesia, para oír misa.

Nada más que es una iglesia ortodoxa, por lo tanto, el rito es diferente (voy a relatar más o menos cronológicamente esta visita):

Bajamos del metro y nos dirigimos a la iglesia; de pronto, un viejecillo de grandes botas y barba blanca, se acercó a nosotros pidiéndonos un kopek [por lo menos un pordiosero (éste que yo ví) hay en Moscú].

Después de preguntar a varias personas y de atravesar varias calles y un camellón completamente nevado en el cual estaban algunas personas jugando con sus niños (¡entre la nieve!), llegamos a la iglesia; nos introdujimos y pude observar que había numerosa concurrencia, compuesta en su mayor parte (aproximadamente el 90%) de mujeres, tanto ellas como los hombres, en su gran mayoría, de avanzada edad; varias mujeres jóvenes y algunos niños (supongo, aunque yo solamente vi uno).

Nos detuvimos casi en el centro de la "nave", junto a un espacio libre; cual no sería mi sorpresa, al ver que allí y sólo en la parte inferior de un ataúd, pusieron sobre una mesilla el cadáver de un viejo, cubierto desde los pies hasta el pecho, con flores (hecho tan curioso como antihigiénico). Entonces decidimos adentrarnos más aún, llegando a unos doce metros de una mampara que separa la nave del sitio donde se encuentra el coro y el altar, propiamente dicho, desde luego todo decorado con numerosos iconos enmarcados con oropel, vistosos candiles, velas, etc.

En ese momento empezó a cantar un sacerdote, al cual le respondía el coro (todo en ruso); después salieron hacia la "nave" varios sacerdotes, se volvieron, quedando de frente hacia el altar y empezaron a cantar, pero ahora les acompañaba toda la concurrencia; a cada copla que cantaban, les respondía el coro con otra.

La gente, toda de pie, guardaba gran devoción y respeto.

Después, claro está, pasaron con la charola de las limosnas.

Nos salimos de la iglesia y fuimos a visitar el cementerio adjunto, en el cual están enterrados muchos hombres famosos de la URSS: Maiakovski, entre los escritores, músicos, mariscales, pilotos, etc.

Después nos dirigimos a un almacén cercano para comprarle zapatos a Larisa, pero no le gustaron; entonces tomamos el metro y fuimos a otro almacén, pero tampoco le gustaron; volvimos a tomar el metro... y decidimos ir a comer al café Mempoxxxx; comimos (yo solamente jamón, jugo de uva y té) y mientras ellas se fueron a continuar la famosa búsqueda de zapatos, yo subí un rato a descansar. Llamé a Hura y quedé de verme mañana con ella a las 17 hrs.

Después me llamó Tamara y fui a encontrarme con ella junto al Yxxxx; ¡por fin habían comprado los zapatos para Larisa y además una bolsa-carrito para "el mandado".

Tomamos un taxi y nos dirigimos a su casa, en donde nos reunimos con el resto de la familia. Estuvimos charlando y después vimos la TV (la cenicienta, otra película muy interesante y un programa con los nuevos bailes de la URSS, además de canciones muy bien cantadas por cierto. Tomamos el té y yo regresé a mi hotel. Dormí muy bien.

24 mayo, 2008

28 de Marzo de 1964

Sábado.-

Cómo me hizo daño el famoso mbepz (xxxx), me dio mi ya famoso cólico, desde las 4:30hrs hasta las 15:00 hrs; tomé té y jugo de uva en mi habitación.

En la tarde me fui a casa de nuestros amigos xxxxx en donde platicamos y vimos televisión, tomando té, con lo cual me reanimé otro poco. En la noche llegué al hotel, en donde las abuelas del piso me hicieron tomar aún más té, bien caliente, con lo cual me sentí mejor y pude dormir como bendito.